jueves, 1 de septiembre de 2011

Pink Floyd “The Dark Side Of The Moon (1973)” Un álbum Guinness, para locos.


Para muchos “The Dark Side Of The Moon (1973)” es la obra cumbre de la discografía de Pink Floyd, éxitos como ‘Breathe’, ‘Time’ ‘The Great Gig in the Sky’ y por supuesto ‘Money’ y su universal efecto de caja registradora al inicio de la canción, fueron materia prima para pincha discos y melómanos alrededor del mundo. Este favoritismo es además respaldado por una serie de datos y números bastante convincentes, “TDSOTM estuvo 700 semanas en la lista de los 200 discos más vendidos de Billboard, una hazaña sin precedentes que lo convirtió en el álbum de mayor permanencia de la historia. (Nicholas Schaffer/La Odisea de Pink Floyd/2005/Pag 15)” Cabe anotar, que la cifra correcta de la Billboard, señala que fueron en realidad 741 y no 700 semanas, las que permaneció en su top 200,  traducido en otros términos, la cuenta nos da unos 14 años más o menos, razón también por la cual ‘TDSOTM’ obtuvo un premio Guinness Record. Esto por un lado; ya que por el otro, desde que el álbum salió al mercado el 24 de marzo de 1973, ha facturado más de 35 millones de copias vendidas. Cantidad suficiente pare ser canonizado como uno de los mejores álbumes de la historia del Rock.

Cualquiera que lea estas estadísticas, pensará muy seguramente, que era algo que se veía venir y para lo cual Pink Floyd había trabajado bastante duro. Lo segundo es bastante cierto,  lo primero no tanto. Primero que todo, Pink Floyd consiguió escalar los peldaños del mundo musical londinense, con una velocidad increíble, escogiendo un camino, si se quiere, más peligroso o resbaladizo. Su carrera al estrellato empezó con su primer sencillo ‘Arnold Layne (1966) una historia poco convencional y bastante álgida sobre un cleptómano travestí que es encarcelado por robar ropas femeninas, a pesar de la temática, ‘Arnold Layne fue un éxito instantáneo, radeado en distintas emisoras y coreado con fuerza por el público durante las apariciones en vivo de la banda, para ese entonces Pink Floyd había sido fichado por Blackhill Enterprises. Gracias al éxito alcanzado con ‘Arnold Layne, el sello pronto imploró un nuevo sencillo. En aquella época las bandas tenían sencillos exitosos, no álbumes; costumbre que el mismo Pink Floyd se encargaría de re-escribir con el paso de los años. El siguiente sencillo sería una versión más flower power “See Emily Play”, inspirada en una chica hippy, cliente del UFO, un reconocido bar underground londinense, en donde Pink Floyd solía actuar.

Es gracias a estos sencillos que Pink Floyd fue graduado oficialmente como una nueva promesa del pop británico, con una invitación a la sinagoga del Pop, el masivo programa televisivo Top of the Pops. Ambas composiciones fueron firmadas por Syd Barrett cantante, guitarrista y además compositor de casi el 90%, de todo el primer material de los Rosa, incluyamos también el primer larga duración “The Piper at the Gates of Dawn-1967” que incluye himnos de Pink Floyd como el instrumental ‘Interesteral Overdrive’. ‘Astronomy Domine’, ‘’Lucifer Sam’ entre otros. Syd también compondría la canción “Judband Blues” del siguiente álbum “Saucerful of Secrets-1968”. Todos los que veían a los Floyd en escena, podían notar algo especial en Syd Barrett. Cuando hacía presencia en escena, llevaba un maquillaje negro sobre sus ojos, de su cuello colgaba una Stratocaster de espejo, evocaba una figura entre brujo y hippy  sicodélico. Fue imposible que no sobresaliera entre los otros Floyd. Más adelante, Barrett empezó a tropezar con sus excesos con las drogas sicodélicas, sus preferidas eran la Marihuana y el LSD. Dicen que especialmente el ácido lisérgico, mezclado con las cada vez más extenuantes giras, fiestas, giras, y otra vez fiestas, le terminaron de cocer el cerebro, Barrett finalmente cedió ante tanta presión.

 De Izq a Der: 
Nick Mason, Roger Waters, Syd Barrett, Bob Close, Rick Wright (1965)


Sus compañeros de banda: Roger Waters, Rick Wright y Nick Mason, se vieron obligados a pensar en la posibilidad de un Pink Floyd sin Syd.  Y para esto, reclutaron a David Gilmour, líder de los Joker's Wild. Con él, grabaron el segundo larga duración Saucerful of Secrets-1968”. David Gilmour, aunque no tenía la chispa compositiva de Barrett, era muchísimo mejor guitarrista que este, con un conocimiento técnico, lo bastante amplio, como para tratar de tocar a lo Syd, sin embargo, con el tiempo, no solo consiguió superarlo, también desarrollo su propio sonido. Podría decirse que los álbumes que anteceden a ‘TDSOTM’ y que cuentan con la influencia directa de Syd Barrett son ‘Music from the Film More (1969)’ y 'Ummagumma (1969)'. A partir del álbum  ‘Atom Heart Mother (1970)’  Pink Floyd intenta dejar un poco de lado la psicodelia, para empezar a explorar sonidos de Rock más progresivos a la vez que explora elementos de corte sinfónico.  Dos álbumes más anteceden a “The Dark Side of The Moon-1973” “Meddle (1971)” y  ‘Obscure By Clouds (1972)’ en estos álbumes los Floyd le apuestan a composiciones con menos improvisación y más estructura compositiva. También para esta altura todos los Floyd escriben la música, aunque Waters, mandaba en el plano lírico. Para cuando deciden agendar el famoso estudio ‘Abbey Road’ para grabar TDSOTM, Pink Floyd conocía muy bien el set de canciones, ya que la banda había presentado cuatro conciertos en el Rainbow Theatre de Londres. Todos fueron llenos totales, empezaron un 17 de febrero de 1972, casi un año antes del lanzamiento oficial del álbum  “The Dark Side of The Moon-1973”. 

 FLOW ROSA!

El ingeniero de sonido del álbum, fue Alan Parson, quién ya había venido trabajando con los Floyd, pero que se había formado, al lado de los Beatles. Haciendo el papel de aprendiz de Ingeniero, durante las sesiones del doceavo álbum de los cuatro de Liver Pool el “Abey Road-1969”. Parson, colocaría en práctica todo lo aprendido, utilizando técnicas de grabación cuadrafónicas que revolucionarían el concepto del sonido estéreo, además Parson, también sería el responsable de la sonorización y los efectos de ambiente como latidos de corazón, pasos, explosiones, relojes y cajas registradoras, trabajo que le haría ganador de un Grammy en 1973. Dichos efectos de sonido, aportarían un grado de dramatismo poco usual, perfecto para una obra conceptual cuyo título engaña en un principio, con las ideas de astrología y cuestiones cósmicas, que puede sugerir el título del álbum  “The Dark Side Of The Moon” (El Lado Oscuro de la Luna).  La verdad es que los títulos de los álbumes de Pink Floyd, nunca han tenido una directa relación con la música contenida en ellos. Lo mismo sucede con la metáfora del –lado oscuro de la luna- un juego de palabras para referirse a los desórdenes mentales, a las psicopatías, la demencia. Elementos que los Floyd vivieron de tan cerca, cuando vieron enloquecer a Syd Barrett, no es gratis que canciones como Time (tiempo), Money (dinero), Brain Damage (daño cerebral) sean directas referencias a su ex compañero de banda. No obstante, en palabras del propio Roger Waters, el álbum “The Dark Side Of The Moon (1973)” es “Reconfortante para la gente porque da el permiso de sentir que está bien volverse loco”.  

2 comentarios:

kissu dijo...

muy buena entrada, gracias

B.N.Fanzine dijo...

Hola kissu, muchas gracias por comentar, nos alegra mucho que te halla gustado el post de Pink Floyd, te recomiendo este otro post relacionado con el tema

http://bnfanzine.blogspot.com/2011/09/medicine-head-y-dream-theater-los-otros.html

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...